Feeds:
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

 Pregnant woman with tan belly

“Hola Ester, vuelvo porque creo que tengo contracciones. Ya sé que hace pocos días que me visitaste, pero cuando parece que empezaba a mejorar de las nauseas, me ha comenzado el dolor de barriga y me parece que tengo pérdidas de líquido”.                                                

Era la tercera visita en pocas semanas que Marta (una paciente real a la que he cambiado el nombre para respetar la confidencialidad), embarazada de 25 semanas hacía a mi consulta de Matrona. Siempre refería alguna o varias molestias físicas que yo valoraba, descartando patología y dándole la información adecuada.

Ya en la segunda visita puede observar una preocupación excesiva y actitud ansiosa que me hizo intuir que existía alguna otra razón que motivaba las repetidas visitas y consultas de urgencia. Fue a partir de entonces cuando decidí indagar en su estado anímico y en la relación con su pareja y familia, planteándole la siguiente cuestión:

“Marta, las visitas de control de un embarazo normal como el tuyo, son mensuales, ¿qué es lo que realmente hace que vengas a la consulta cada semana?”

Tras un significativo silencio, me reveló que la relación con su pareja no iba bien y que él se había planteado romperla al conocer la noticia del embarazo. Además, me explicó que no contaba con ningún otro apoyo familiar cercano.

Muy frecuentemente observo en mi consulta muchas demandas centradas en aspectos físicos que muchas veces tienen un importante componente emocional. Los aspectos emocionales están cada vez más presentes en el proceso de salud y enfermedad, porque las emociones tienen una respuesta corporal. Algunos estudios apuntan que entre el 30% y el 50% de los pacientes que acuden a consulta de medicina primaria tiene un factor psicológico de base.

La matrona, como el profesional de referencia para la atención a la mujer en los aspectos de salud sexual y reproductiva, contempla de una manera integral todas las dimensiones de la salud, también la dimensión emocional. Es decir que, además del control clínico, la matrona atiende aspectos relacionados con el ambiente psicológico y emocional de la mujer.

Esa atención se produce de una manera más continuada durante una etapa de la vida tan importante como es la maternidad. Es entonces cuando la matrona suele desempeñar más esa labor, ayudando a reconocer las necesidades y motivaciones de la mujer y su pareja, facilitando y potenciando el vínculo afectivo con el bebé,  proporcionando más seguridad y confianza en las propias capacidades como padres, detectando precozmente la depresión postparto, o desgraciadamente, en ocasiones también, posibles casos de violencia de género.

La mujer, por tanto, tiene en la matrona la pieza clave en todo lo relativo a su salud sexual y reproductiva en el sentido más amplio del término y debe sentirse libre y confiada para expresar también a la matrona sus emociones y sentimientos, quién  atenderá su demanda, derivando, si lo considera necesario, a otros profesionales del equipo.

Una vez que Marta tomó consciencia de lo que realmente le estaba afectando, fuimos tratándolo en las posteriores visitas, poco a poco aceptó mejor su embarazo, mejoró la comunicación con su pareja y se centró en vivir de manera positiva su maternidad, a ello contribuyeron además, los cursos de educación maternal y postparto a los que asistió.

En la actualidad, Marta es feliz con su familia y mantiene una buena amistad con las otras mamás del grupo de postparto,  con las que comparte inquietudes e ilusiones.

Read Full Post »